Centro de Estética Ana Marco

976 730 481 | ana@esteticaanamarco.com

Fotodepilación y sus mitos

Seguro que en alguna ocasión habéis oído a alguien hablar de la fotodepilación, sin embargo, puede que no conozcáis todas sus características y las particularidades de este tipo de depilación frente a las demás.

Se trata de un sistema de depilación permanente que se efectúa mediante un aparato que envía luz directamente a la raíz del vello. Por ello, a pesar de que comúnmente al hablar de fotodepilación tendemos a pensar en la luz pulsada o IPL, dentro de la fotodepilación se incluyen todas las técnicas de depilación que se realizan mediante la emisión de luz hacia la piel.

Tipos de fotodepilación

Láser

Es el tratamiento de depilación permanente más extendido y conocido por el público. A su vez es el más preciso y efectivo en zonas muy localizadas debido a que es el que se realiza con una mayor intensidad.

A diferencia de los tratamientos mediante luz pulsada, el láser se lleva a cabo mediante un sistema de arrastre por la piel, lo que consigue que las sesiones se realicen de forma más rápida que en los otros dos casos.

Luz pulsada intensa

Comúnmente es denominado IPL o luz pulsada, ya que la metodología para realizar el tratamiento es mediante pulsaciones en cada zona. Se trata de un proceso más lento y que precisa de un mayor número de sesiones que el láser, pero también resulta menos invasivo para la piel. Debido a esto último y a que supone un coste menor, se trata del sistema más practicado actualmente.

Sus principales diferencias con el láser radican en la metodología de aplicación y en la potencia con la que se emite la luz. Ambas dos son las causas de que los resultados no sean del todo iguales.

Luz pulsada intensa con radiofrecuencia

Se trata de un sistema similar al anterior, pero con algunas pequeñas diferencias. Es el menos agresivo y dañino para la piel de los tres, siendo a la vez el que más tipos de vello es capaz de eliminar. Esto se debe principalmente a que aquellos vellos finos o claros son más difíciles de eliminar, sobre todo si el tono de piel no hace contraste. Sin embargo, este problema se soluciona con este método, ya que es el más indicado para personas con vello canoso, claro o pelirrojo.

Mitos sobre la fotodepilación

Se han extendido numerosos mitos sobre la población acerca de los tres tipos de fotodepilación. Por eso hoy vamos a desmentiros algunos de ellos.

El láser y la luz pulsada son iguales

Como hemos comentado anteriormente, entre ambos tratamientos existen diferencias, siendo principalmente las siguientes:

  • El láser es más eficaz debido a que precisa de menos sesiones
  • Relacionado con el número de sesiones, el láser tiene un coste algo mayor que la luz pulsada
  • La luz pulsada es más recomendable para amplias zonas, mientras que el láser es preferible en zonas más localizadas

La fotodepilación no es permanente

Al tratarse de un sistema que ataca directamente la raíz del vello, tiene los efectos más permanentes del mercado, sin embargo, es necesario realizar un número de sesiones que dependerá del tipo de piel y color del vello de cada persona.

Es un tratamiento doloroso

El concepto del dolor es muy diferente para cada persona. Además, en el caso de no querer sentir nada de dolor os recomendamos la luz pulsada, ya que al efectuarse con menor potencia es más difícil que sintáis dolor. Sin embargo, a pesar de que el láser se nota más en cuanto a intensidad, la duración de las sesiones es mucho menor, y con la potencia adecuada no tiene por qué producir dolor.

No se puede depilar la zona de una sesión a otra

Este es uno de los mitos más extendidos y que a su vez más preocupa a la gente a la hora de realizarse el tratamiento. Es el mito que menos verdad tiene, ya que precisamente para la realización del tratamiento es necesario haber depilado la zona con cuchilla un poco antes.

Creemos que los que ha hecho que se extienda este mito es que durante un tratamiento de fotodepilación no podemos depilarnos con cera u otros tratamientos que arranquen el vello de raíz. Esto es debido a que la metodología se basa en la actuación sobre la raíz del cabello, por lo que, si entre sesión y sesión lo arrancamos, no habrá raíz sobre la que actuar.

Qué tratamiento elegir

Os hemos comentado las diferencias que existen entre los diversos tratamientos, por lo que ahora depende de vosotros elegir cuál es el que más se adapta a vuestro vello y piel.

En cualquier caso, si aún así tenéis alguna duda y queréis pedir información, en el Centro de Estética Ana Marco en Zaragoza os ayudamos con lo que necesitéis.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies